MONS. GONZALO LOPEZ M.

MONS. GONZALO LOPEZ M.

miércoles, 30 de enero de 2013

" Hemos caminado el mundo de la mano " Clelia Luro de Podesta


CARTA ABIERTA AL PAPA BENEDICTO XVI   de Clelia Luro de Podesta 

 EN REFERENCIA A LAS

NUEVAS FACULTADES DE LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO SOBRE LA DIMISIÓN DEL ESTADO CLERICAL IV SIMPOSIO DE DERECHO CANÓNICO 27-29 de septiembre de 2011 en las que se  le da   al  Cardenal Humes poderes de aplicación de  medidas extraordinarias: 

“…La facultad especial de tratar y de presentar al Santo Padre, para su aprobación en forma específica y decisión, los casos de dimisión del estado clerical in poenam, aneja la relativa dispensa de las obligaciones dimanantes de la ordenación, comprendido el celibato, de los clérigos que hubieran atentado matrimonio aunque sólo sea civilmente y que después de ser amonestados no hubieran cambiado de vida y continuaran en su vida irregular y escandalosa. …”
 
Escribo la carta abierta motivada por el dolor y el escándalo que nos han causado estas nuevas facultades llenas de sanciones y controles a las vidas privadas que afectan   la libertad de conciencia y los derechos humanos de quienes asumen su vida con la Santa Libertad de los Hijos de Dios frente a diferentes opciones y formas de vida del mundo de hoy. Entre  estas facultades se encuentra concretamente la que golpea a los sacerdotes casados que hayan vivido en “concubinato” por más de 4 años.

Carta Abierta
Buenos Aires, 26 de enero de 2013
 

“Y no llaméis PADRE nuestro a nadie en la tierra;  

porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos…”

Mateo 23:9 

 
Estimado Benedicto XVI, nuestro hermano mayor,

Soy Clelia Luro de Podestá, la compañera de vida y de lucha de Jerónimo Podestá Obispo.

Helder Cámara arzobispo de Olinda Recife Brasil, que nos entregó en Roma junto con 2.900 obispos del mundo entero, el Concilio Vaticano II, nos marcó el camino en nuestras vidas, él unió nuestras manos y nos dio su bendición acompañando a Jerónimo en el caminar que Dios le marcaba. 

Por una amenaza a muerte de la triple A tuvimos que partir al exilio.  Nuestro primer destino fue Roma donde Jerónimo quería entrar al Vaticano anunciándoles el baño de sangre que se cernía sobre nuestra Patria, para que la Iglesia como Institución actuara para evitarlo, pero Roma guardó silencio.  En Argentina, los que conducían el Episcopado,  con su silencio cuando no con su bendición, acompañaban el Proceso Dictatorial  mientras unos pocos lucharon y fueron mártires derramando su sangre. 

Después de la Partida de Jerónimo en el año 2000, yo dediqué mis días a entregar nuestra historia en varios libros.  En el año 2011 viajé a Roma a presentar la autobiografía de Jerónimo a través de sus escritos “Jerónimo Obispo, Un Hombre entre los Hombres”, y lo hice llegar a sus manos con una carta. 

Tengo en espera un libro de cartas y otro  de  “relato de viajes” que es la historia de cómo nació el Movimiento de Padres Casados. 

Con Jerónimo Obispo hemos caminado el mundo de la mano.  Asì como Pablo eligió irse a caminar con los “gentiles”, con los que sufren persecución por la misma iglesia, por los Derechos Humanos, por ser fieles a sus conciencias o por luchar por la justicia, nosotros  hemos recorrido varios países de Europa desde el primer Congreso Internacional en Ariccia, realizado  a metros de Castel Gandolfo, donde Pablo VI pasaba su descanso en el verano.

Para Jerónimo era su Diócesis la Diáspora, la de todos aquellos que por ser fieles a su conciencia comenzaban a transitar Caminos de Libertad. En ese entonces éramos en el mundo 130.000 sacerdotes casados. Allí llegó la prensa Mundo Visión y muchos medios que nos entrevistaban pero siempre  fueron respetuosos en sus publicaciones, lo mismo que en el Congreso en Ariccia de 1987.  No existía para el Pueblo de Dios escándalo alguno.

Roma mientras tanto callaba, mientras, se iba gestando el Movimiento.  Su política fue el silencio pensando que así moriría, pero no fue así, se fundó la Federación Internacional que reunió varios países de Europa.

Los años pasaban y el Movimiento crecía y después de recorrer otros países de Europa con Jerónimo, comenzamos nuestros viajes por 9 países de Latino América donde siempre encontrábamos pequeños grupos y así se fue formando la Federación Latino Americana.

Brasil siempre fue fuerte y organizado porque gozaban de un Episcopado, la C.N.B.B., que a veces los acompañaban o al menos no los censuraban como en otros países. Algunos, como Dom Pablo Evaristo Arns, Dom Lorscheider, Dom Valdir y otros animando a Jerónimo, dándole también fuerza y alegría.

El pueblo no sufre escándalo, más bien se pregunta  porqué no  se puede  ejercer el ministerio en pareja.

Tantos años han pasado de esta realidad y gracias a nuestras presencias el tema del sacerdote casado entró culturalmente en el mundo de hoy.

Con mucho respeto le escribo estas líneas a mi hermano mayor Benedicto XVI, siento que hemos perdido el rumbo, son muchos los que están llamando la atención a Roma: Jerarquías, sacerdotes en ejercicio, que demuestran que el tiempo esta maduro, es un Signo de los Tiempos.  Habría que preguntarse ¿porqué se escandalizan los que se escandalizan y quiénes son?

Los sacerdotes que han optado por vivir en libertad y sobre los que ya no pesa en su conciencia la ley del celibato, comprometen su vida siendo fieles a su vocación primigenia, y, unidos a una mujer recibiendo el sacramento del matrimonio, muchas veces bendecido por hijos,  en el mundo de hoy son un ejemplo de parejas unidas en una vocación cristiana de ayudar a parir la historia, integrándose en la vida socio-cultural y política de su  pueblo.

Escándalos son los que nuestra querida Iglesia nos da a través de la prensa con historias de pedofilia,   de sacerdotes que por una ley viven un amor clandestino para dolor de la mujer y que no son libres de reconocer a sus hijos.  Escándalos son los problemas económicos del vaticano que aparecen cada tanto en la prensa.  Le aseguro que hoy no son los sacerdotes casados los que dan escándalo. 

He querido llegar a sus manos porque recibí por email las NUEVAS FACULTADES DE LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO SOBRE LA DIMISIÓN DEL ESTADO CLERICAL IVSIMPOSIO DE DERECHO CANÓNICO 27-29 de septiembre de 2011  concedidas por el Papa a esa congregación.  Esa carta, sin espíritu evangélico sino con un  idioma de Derecho Canónico, es escandalosa, podría  ser de la Edad Media. Controles y sanciones a miles de sacerdotes del mundo entero que como se menciona muchas veces en La Carta “son escandalosas” .

“Los príncipes de las Naciones las dominan con imperio, mas no habrá de ser así entre vosotros, sino que el que manda será servidor de todos…”

Espero que no lo enojen mis palabras pero son dichas con Fe y de buena Fe.

Debemos volver al Vaticano II donde se dice que la Iglesia era el Pueblo de Dios en marcha, donde se nos habla de la primacía de la conciencia, donde se nos habla de una Iglesia Colegiada no dividida. Para eso Jesús, que fue laico y llegó a ser sacerdote, cuando murió en la cruz nos dejó su mensaje: “Que todos sean uno para que el mundo crea” (Juan 17:21 frase que eligió Jerónimo como su lema de obispo).

¿Es tan difícil unirnos cuando hay un solo mensaje, el de Amor, de Justicia y de Paz? ¿O será éste el momento necesario en el que todo el "PUEBLO DE DIOS EN MARCHA”  convoque a un nuevo Concilio Vaticano Ecuménico?

Dios nos está dejando tocar fondo para que despertemos y comencemos a construir en pos de la Plenitud Humana,  sin temor y con Esperanza, esa Esperanza que no falta en  los Profetas siendo éstos fieles a la Luz.

Clelia Luro de Podestá

Clelia Luro de Podestá: viuda de Monseñor Jerónimo Podestá
Presidenta Honoraria de la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados
Presidenta del Movimiento Helder Cámara

lunes, 28 de enero de 2013

QUE SEAN UNO

El ecumenismo cobro fuerza a raíz de la convocatoria que en el año 1962, el Papa Juan XXIII, dotado de virtudes evangélicas, especialmente de la humildad, e inspirado por el espíritu de Dios, convoco al Concilio Ecuménico II, a los creyentes y fieles de la Iglesia Católica y a los miembro creyentes de otras iglesias históricas y también a los no creyentes, a participar en esta gran asamblea universal, para dialogar, reflexionar, debatir, sobre EL CAMINO DE LA UNIDAD, la solidaridad, los signos de los tiempos de la época moderna.
 
La característica del Concilio Vaticano II, fue ser una asamblea abierta, amplia, no dogmatica, en la cual participaron miembros  representativos de otras iglesias, dirigentes de estados no creyentes, observadores, laicos, pastores, mujeres, y otros.
 
La aplicación de este objetivo es una debilidad, que ha fallado, porque una cosa es la declaración triunfalista, y otra es la realidad en que se debate la unidad de los cristianos.
 
Por ejemplo, tratando de aplicar el principio de la unidad en las bases, se organizo en la ciudad de Quito, Ecuador, el grupo de la Fraternidad, en donde participaron líderes de las iglesias existentes en la ciudad, se convocaban para desayunar y hablar del tema de la unidad, y planificar actividades  pertinentes, no pude juzgar si este grupo avanzo o se estanco, porque el momento en que opte por el matrimonio, se rompió la unidad con mi persona y ya no me invitaron.
 
De igual manera, participe en la fundación de la Universidad Cristiana Latinoamericana, junto con pastores de la ciudad., con el objeto de llevar a la práctica esta misión, pero constate que en el ámbito académico también hubo marginación. Entonces caí en la cuenta que la unidad de los cristianos queríamos hacerlo a nivel de los líderes de las Iglesias, cuando la enseñanza de Nuestro Maestro Jesús se encuentra en el sermón de la montaña, junto a la gente que le seguía.
 
Entonces el ecumenismo debe volver a las bases, a las comunidades, a los grupos, mediante la evangelización constante, porque desde allí empiezan los verdaderos cambios y las transformaciones sociales y espirituales. Siguiendo el ejemplo de humildad y sencillez de nuestro maestro Jesús, sin actitudes de poder y gloria.
 
Es doloroso contar que en la iglesia católica, apostólica, romana, la unidad, la fraternidad, la maternidad, se ha quedado en el camino de Emaús, porque a los presbíteros casados se nos ha marginado y se nos da un trato especial de alejamiento, actitudes contrarias al evangelio.
 
De igual manera se margina a quienes realizan una evangelización liberadora de las esclavitudes de dominación, a las comunidades eclesiales de base, a los grupos de liberación, a quienes quieren servir a las comunidades desinteresadamente.
 
No olvidemos que el anhelo de Jesús antes de irse de este mundo fue  QUE SEAN UNO
 
MARIO MULLO SANDOVAL
Quito, 23 de Enero 2013

sábado, 26 de enero de 2013

Alboroto en Nazaret por el hijo de José


Midrash de Evangelio-ficción para la homilía del 27 de enero (Juan Masiá, 25 de enero de 2013 a las 07:24)


 (Juan Masiá).- El rabino jerosolimitano Ananías Buscamante escribió en el portal InfoGalilea un post contra Jesús titulado: "El Nazareno insulta a Isaías". "Jesús, este jovencito recién llegado, se arrogó reinterpretar las Escrituras. Acusó a Isaías por predicar un Dios castigador y, al citarlo, se saltó una línea: la que anuncia ‘el día de la ira de Dios'. Este Jesús progre presume de hermeneuta, se salta el castigo y solo habla de gracia y perdón. No obedece al magisterio de la sinagoga", bramaba en su blog el infogalileo.
 
El fariseo Emeterio comentó en su blog: "Si Jesús piensa así, debería salir de la sinagoga. Lo intolerable es que siga dentro y nuestros sumos sacerdotes no le excomulguen".
 
Yusef Vidal, cronista de BD (Biblia Digital), cabalgó desde Jericó para grabar la homilía. Lo cuenta así en You Tube: "Jesús comentó a Isaías: ‘Dios de parte de los pobres. Dios con nosotros cuando trabajamos por la liberación'.
 
El clan saduceo, espías del Yunke fenicio, protestó pateando. Armaron jaleo desde las primeras filas los de Simón Cireneo (popularmente llamados cirenaicos o cirene-quicos). Pero el record de indignación fueron los escribas de Cafarnaúm.
 
"Parece mentira, el hijo de José no le salió al padre, se contagió con los exaltados del Bautista y los radicales celotes, hay que acabar con él", decían, y corrían gritando tras Jesús para despeñarlo por el barranco.
 
Santiago y Juan se interpusieron a puñetazos y le dio tiempo a Jesús para escapar a la grupa de Malena, que había pedido prestada una yegua a un cliente legionario.
 
El médico escritor Lucas, en la edición palestina de El País Semanal, describe así los hechos con su acostumbrada sublimación para la posteridad:
 

Con la rapidez de dejarse llevar en volandas por la fuerza del Espíritu (en griego, "en te dynámei"), Jesús dio media vuelta y regresó ("hypéstrepsen") a su patria chica. La voz se corrrió imediatamente por todos los móviles de Galilea. El hijo de María y José hablaba en las redes sociales de la zona y todo el mundo se hacía lenguas de él.

Llegó a Nazaret, donde se había criado y donde seguían viviendo su madre viuda, amenazada de deshaucio por impago de hipoteca, con sus hermanos y hermanas menores, que estaban en el paro por culpa de los recortes de Herodesjoy . El sábado entró en la sinagoga, según costumbre, y se ofreció para leer. Le entregaron el tomo de Isaías. Lo desenrolló, fingiendo pararse al azar en un pasaje, que coincide justamente con el programa reformador del Galileo.

Dice así el profeta:

El espíritu del Señor no cesa de empujarme para que camine y hable.

Me envía a dar una buena noticia a las víctimas empobrecidas,
a proclamar liberación para el pueblo aprisionado, a abrir puertas de claridad a quienes no ven la salida de las tinieblas,
a deshacer las ataduras del pueblo encadenado, a proclamar que ha llegado la hora favorable de recibir la gracia (Is 61,1-2).

Enrolló el volumen, lo devolvió al sacristán y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él, y empezó a comentar reinterpretando para hoy: ‘Hoy se ha cumplido (peplérotai) la proclama del profeta, ha de hacerse realidad aquí y ahora para vosotros ("en tois osín hymón").

Todo el mundo se extrañó y se pusieron en contra, no les cabía en la cabeza esta manera de leer las Escrituras, citando el discurso sobre la gracia y saltándose las palabras sobre la ira. ‘¿No es el hijo de José? Pues no le ha salido a su padre. ¡Qué vergüenza! Se pasó al socialismo.‘

Él les repuso: A ningún profeta lo aceptan en su tierra...
Todo el mundo se puso furioso y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo y lo condujeron hasta un barranco, para despeñarlo.

Pero él se abrió paso a codazos, pasó entre el gentío y con ayuda amiga pudo escapar a la grupa de una yegua".
(Lc 4, 14-30).
 
 

viernes, 25 de enero de 2013

Las 14 señales para identificar al mal pastor

CLAVES PARA IDENTIFICAR A LOS MALOS PASTORES QUE LASTIMOSAMENTE ESTAN EN NUESTRAS COMUNIDADES Y SE HACEN LLAMAR "LOS QUE SON" CATOLICOS PERO QUE POR SUS ACCIONES ¿SERAN?

Mons. Rómulo Emiliani
En mi intensa gira por India, donde recorrí más de 6 mil kilómetros, sobre todo en tren, para atender 11 Centros de Formación para sacerdotes, impartí diferentes mensajes y quiero compartir uno de ellos porque trasciende las fronteras eclesiales y puede aplicarse a cualquier liderazgo en la sociedad. Trató de las características negativas de todo aquél que se proclama dirigente o líder y se obtienen “por oposición” a las maravillosas líneas que definen al Buen Pastor. Veámoslas:
 
El mal pastor (mal líder) se preocupa por cuidarse él y centra su interés en ver cómo crece en fama, bienes, posición, seguridad y usa a las ovejas como pretexto, sin importarle realmente la condición integral de ellas. “No se identifica con ellas”.

Realmente no conoce a sus ovejas, y las trata como un “número” o las clasifica en “grupos por sus definiciones sociales” y sólo permite acercarse a él al grupo de privilegiadas ovejas con las que comparte algunos de sus beneficios. “Es selectivo y clasista”.

Le encanta la adulación y en su círculo íntimo sólo entra quien lo alaba continuamente, y la realidad la ve desde la óptica que le presentan los de “confianza”. Estos, a su vez, comparten cierto “poder” y generan sus círculos de influencia. “Es un ególatra con una visión parcial de la realidad”.

El mal pastor suele buscar a las ovejas cuando necesita el respaldo, sea político, religioso, social, pero una vez conseguido el poder necesario, el contacto decrece y suele aislarse nuevamente, ya que se considera superior al rebaño. “Es un interesado”.

El mal pastor no suele ser sincero con su pueblo, haciendo contactos y alianzas con elites, sacrificando principios por conveniencias, usando como carta de presentación el apoyo popular que tiene, convirtiendo su liderazgo en un mercadeo de poder para conseguir prebendas. “No oye la voz del pueblo”.

Tiene sus dioses escondidos, que suelen ser el culto al dinero y el culto a la personalidad, el culto al poder y ama la seguridad. No arriesga mucho, por eso no suele enfrentarse al lobo que ataca al rebaño. “Rehúye el conflicto”.

No da nada que no sea a cambio de algo. No hay generosidad y entrega desinteresadas, sino todo lo que hace tiene un objetivo “oculto” que le traerá algún beneficio. Si da algo, no será demasiado, nada que realmente afecte su seguridad económica. “Su egoísmo es notorio”.

Se aprovecha del trabajo de otros y no tiene el mínimo reparo de aplicarse los honores de aquellos que han hecho algo. “Es un oportunista”.

No admite que “nadie le haga sombra”, por lo que verá la manera de eliminar de su radio de acción a todo aquél que sobresalga y le pueda quitar fama o prestigio, poder o influencia. (En la historia de los dictadores es común la desaparición de líderes que tenían igual o mayor popularidad que ellos). “La envidia lo domina”.

Eso de “dar la vida por el pueblo” es parte de una retórica o demagogia dicha en momentos de euforia, pero a la hora de la verdad no hay pruebas claras de que “esté desgastándose” por su pueblo y sacrificándose palpablemente.

No promueve la unidad de su grupo y con la sociedad, sino lo más probable es que anime el sectarismo y use a su gente como una “fuerza de choque” para defenderse de quien sea. Es común llevar a la gente al fanatismo, sobre todo de su propia persona.

Con un “ego inflado” se cree muchas veces superdotado y desprecia a todo aquel que no comparte con él sus ideas, haciendo ver claramente que él tiene la verdad y que sus enemigos están todos equivocados y son en verdad malignos.

Por lo tanto, no escatimará esfuerzos para desprestigiar a su enemigo político, empresarial, intelectual, religioso o del orden que sea, hundiéndolo con intrigas, calumnias y falsedades. “El fin justifica los medios para lograr ser el primero”.

No respeta los grandes valores, sino que actúa con una moral de conveniencias, no viendo sus propios defectos y justificando sus malas acciones, pero eso sí, siendo duro y cruel con lo negativo que ve en sus contrarios.

¿Y ahora qué? Recuerdo que después de haber hablado de Jesús, El Buen Pastor, y dar estas negativas características de liderazgo, di testimonio de mi vida de trabajo ante los seminaristas y pedí a Dios perdón por mi fallos. Aclaro ahora al redactar de nuevo estas líneas que al hacerlo no me refiero a nadie en particular en mi país. Veo en general lo que pasa con el ser humano, leo tantos hechos históricos del mundo y reflexiono y digo: necesitamos siempre buenos líderes en cualquier campo de la vida. Yo no puedo juzgar a nadie; solo a mí mismo y con esto tengo suficiente trabajo.

Responsable de Finanzas, Taro Aso, sobre los mayores: "DEBEMOS DEJAR QUE SE DEN PRISA Y MUERAN"

EL FASCISMO DE LA DERECHA
Un mes le ha bastado a uno de los ministros del nuevo gobierno japonés para insultar a millones de votantes, al sugerir que las personas mayores suponen una carga innecesaria en las finanzas del país. El responsable de Finanzas, Taro Aso, dijo el lunes que a los ancianos debería permitírsele «que se den prisa y se mueran», para aliviar así el gasto que soporta el Estado en sus tratamientos.
«Dios no lo quiera que uno sea obligado a seguir viviendo cuando lo que quiere es morir. Me despertaría sintiéndome cada vez peor sabiendo que todo [el tratamiento] está siendo pagado por el Gobierno», afirmó Aso en una reunión del Consejo Nacional sobre la reforma de la Seguridad Social. «No resolveremos el problema hasta que dejemos que se den prisa y mueran», informa el diario británico «The Guardian».

Población envejecida

El comentario de Aso tendrá muy probablemente consecuencias entre la población, de la que casi un 25% de los 128 millones de japoneses es mayor de 60 años. Y las previsiones indican que ese porcentaje podría aumentar al 40% en los próximos 50 años.
Aso, de 72 años y que también ocupa el puesto de viceprimer ministro, aseguró que él rechazaría los cuidados en caso de encontrarse en estado terminal. «No necesito ese tipo de cuidados», explicó a los medios locales, añadiendo que había dejado una nota a su familia pidiendo no ser sometido a tratamiento médico alguno destinado a mantenerlo con vida.
El cuidado de los mayores supone todo un desafío para los maltrechos servicios sociales japoneses. Según un reciente informe, cuatro de cada diez hogares perciben algún tipo de ayuda social por incluir a algún miembro de más de 65 años. Otro reto es el creciente número de personas que mueren solas. En el año 2010, 4,6 millones de ancianos vivían solos, según datos oficiales.
El Gobierno pretende reduce el gasto en servicios sociales en su próximo presupuesto, que debería aprobarse en abril y del que se esperan en los próximos días o semanas.

jueves, 24 de enero de 2013

La Feriatta

ESTA ES UNA PARODIA DE LA TRAVIATTA DE VERDI, ADAPTADA A LA CAMPAÑA ELECTORAL QUE SE VIVE HOY EN EL ECUADOR.
 
ES UNA CRITICA, ACORDE A LO VIVIDO EN EL FERIADO BANCARIO DE LA CUAL EL BANQUERO GUILLERMO LASSO FUE COMPLICE Y SE BENEFICIO ECONOMICAMENTE AL ACAPARAR DOLARES, ABANDERADO DE LA EXTREMA DERECHA Y SUS COMPINCHES JAIME NEBOT ALCALDE FASCISTA DE GUAYAQUIL, AL OPUS DEI Y DEMAS COMPARSA.
 
VALE LA PENA GOZARLA Y DIFUNDIRLA.
 
 

miércoles, 23 de enero de 2013

Día de las Religiones

 
El tercer domingo de enero se lo ha denominado el Día de las Religiones para que nos acordemos de que, en nuestro planeta, hay tal vez un centenar de religiones diferentes. Siempre los pueblos han buscado a Dios y han querido honrarlo. Y Dios responde a quienes lo buscan y quieren expresar su sed de espiritualidad, mística y sentido de trascendencia.
 
A los cristianos, el Concilio Vaticano 2° nos abrió a las demás religiones. A esa gran reunión convocada por el papa Juan 23 hace 50 años vinieron obispos de todo el mundo para actualizar la Iglesia, sus creencias y sus instituciones. En cuanto a las religiones, nos despejó la mente porque afirmó que en todas las religiones hay verdades y que en ninguna cabe toda la Verdad de Dios ni su Belleza ni su Amor.
 
El Concilio superó el exclusivismo secular de que “fuera de la Iglesia no hay salvación”, haciéndonos ver que el Reino anunciado e inaugurado por Jesús es más grande que la Iglesia, se construye también fuera de ella y que ella misma está a su servicio: de allí viene la nueva expresión: “fuera del Reino no hay salvación”. Monseñor Óscar Romero, asesinado en San Salvador, llegó a decir que “fuera de los pobres no hay salvación”… Así se nos ensanchó el horizonte de la religión.
 
El mismo Jesús tuvo, en ese sentido, actitudes muy abiertas con personas consideradas paganas por la religión judía: una mujer samaritana, un centurión romano, una mujer extranjera… Igual los apóstoles después de él.
 
Estos ejemplos nos exigen valorar a todas las religiones que llaman a Dios de otra manera que nosotros. Cada una tiene una revelación particular de Él que nos permite enriquecernos en fe, fraternidad, justicia… Aquí en Ecuador tenemos mucho que aprender de nuestros hermanos indígenas y negros. Todavía a nosotros los cristianos nos hace falta confirmar los caminos abiertos por el Concilio. La Iglesia de los Pobres y la Teología de la Liberación nos acompañan en estos desafíos de hoy, en particular sobre los del pluralismo religioso y la interculturalidad.
 
Unos años después del Concilio, el papa Pablo 6° escribió que “el Reino es lo único absoluto” y que “la Iglesia tiene el deber de anunciar la liberación de millones de seres humanos…, el deber de ayudar a que nazca esta liberación, de dar testimonio de la misma y de hacer que sea total”. Ayudémonos entre los creyentes de todas las religiones: nadie es inútil, ya que “muchas gentes pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, está cambiando el mundo”.

lunes, 21 de enero de 2013

“Todo puede ser mentira, menos la verdad de que Dios es Amor y de que toda la Humanidad es una sola familia”

 
Ya se nos escapa el tiempo de Navidad pero me ha llegado este escrito de Jon Sobrino y quiero compartirlo contigo. Quiero que sea Navidad todo el año porque DIOS CON NOSOTROS ESTÉ SIEMPRE...
ESTÁS EN MI ORACIÓN Y EN MI CORAZÓN
 
Jon Sobrino. 24 de diciembre, 2010
Iglesia de El Carmen, Santa Tecla

Las tradiciones navideñas de nuestros días, Santa Claus, luces, árboles, consumo, no tienen nada que ver con las tradiciones de Isaías y de Lucas alrededor del nacimiento de Jesús. Son tradiciones de justicia, consuelo y shalom. Dios no llega a nosotros desde la pompa y la diversión barata, sino que, como dice don Pedro Casaldáliga, “Dios continúa entrando por abajo”. Eso hace difícil hablar de navidad. Pero siempre queda la esperanza de que la palabra de Dios nos ilumine y nos anime para hablar del Jesús que nace y viene a nosotros, y que tiene muchas cosas en contra. Brevemente voy a mencionar cinco cosas que para mí están en el fondo de la navidad.

Justicia. No se suele hablar de ella en navidad. Todo el mundo sabe que hoy sigue siendo muy necesaria y muy claro lo que significa. Pero está trivializada y maquillada. El comercio y el mercado no conocen la justicia. Ni la mencionan. Se apoderan del dinero de los pobres y adormecen a todos. Incluso en las iglesias pareciera que "denunciar la injusticia y pelear contra ella es cosa del pasado". Pero no hay verdadera navidad sin hablar de justicia e injusticia. En adviento, precisamente porque Dios se está acercando, el profeta Isaías nos conmina: "Abran camino a Yahvé. Que todo valle sea elevado y que todo monte y cerro sea rebajado".

+ Que reine la igualdad y quede desterrada la opresión. Con las "lanzas" -armas de guerra-, hagan “cumas” -instrumentos de paz- para trabajar la tierra.

+ Que reine el trabajo y quede desterrado el despotismo del capital. En estos días navideños acabamos de leer una palabra que condena la injusticia. Es palabra que viene de lejos pero que suena cercana. El Padre Ángel Olarán, misionero de Guipúzcoa, la tierra de san Ignacio de Loyola, de 73 años, ha pasado 40 años en el África oprimida y reprimida. Estos días ha denunciado, con solemnidad y vigor, “el abuso económico, social, cultural, político e incluso religioso del ‘Primer mundo’ sobre el ‘Tercero’”. Y concluye: “un mundo que se enriquece de los que no tienen es diabólico”. Y también a la Iglesia le dirige una palabra: “Quizás la muerte de miles de personas por hambre sería más motivo de excomunión que otras cosas, anticonceptivos, abortos, matrimonios gay”.

El niño que nace, inocente e indefenso, nos exige practicar la justicia.

Consuelo. Sin muchas expectativas de vida digna, a no ser lejos de su tierra, los pobres, los que emigran, necesitan consuelo. Con los ojos puestos en esos desterrados, hemos leído en Isaías esta exigencia de Dios: "Consuelen, consuelen a mi pueblo". Cuánta falta hace hoy el consuelo para los afligidos. Y qué poco se ve de ese consuelo hondo, más allá de la palabrería barata. También en El Salvador hubo un Isaías que consolaba a su pueblo: "Verán, queridos hermanos, como regresarán los refugiados… Verán cómo tanta sangre se tornará en vida… Verán cómo sobre estas ruinas brillará la gloria del Señor".

Utopía, sí. Pero era la de Monseñor Romero. Sólo con la credibilidad que se gana con un amor sin fingimiento y con la decisión de correr riesgos -hasta de la vida- se puede anunciar la utopía que consuela. Fue el secreto de Monseñor. No resolvió problemas, pero trajo consuelo a los corazones. No es fácil llevar consuelo a los afligidos, pero es necesario.

Shalom. Es paz y es más que paz. Los ángeles que se aparecieron a los pastores cantaron: "Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad". San Lucas escribía en griego y, por eso, para hablar de paz usó la palabra eirene que significa ausencia de violencia, ausencia de guerra… Todo ello, bueno y necesario. Pero la palabra hebrea es shalom, el bienestar de los seres humanos basado en la justicia y la verdad, que fructifica en fraternidad y gozo. Y nada tiene que ver con la pax romana, el sometimiento resignado que exigen los imperios, ayer como hoy. Los salmos nos recuerdan que "la paz y la justicia se besan". Si no ponemos manos a la obra de construir justicia, no hablemos de paz, De este shalom poco o nada nos dicen hoy. Algo de ello -ojalá mucho- aparece en las celebraciones navideñas caseras: el gozo de reunirse en familia, a veces incluso con signos de reconciliación. La cena de navidad, familiar, sincera y sencilla, es el mejor “nacimiento”, con figuras de carne y hueso, que mantiene a Jesús presente en nuestra historia. Ese Jesús se hace presente en el tejido social, bien tramado por amistad y lealtad. Y ojalá llegue el día del gran shalom: que los pueblos del norte coman junto con los de Africa, Asia América Latina.

Jesús de Nazaret. Por increíble que parezca, no se suele mencionar mucho a Jesús de Nazaret en estos días de navidad. Los supermercados no saben que hacer con él. Con frecuencia, incluso las iglesias no pasan del "niño Dios", sin insistir en que ese niño creció y llegó a ser el Jesús que salió de su casa, fue al Jordán a escuchar a Juan y apareció junto con el pueblo para ser bautizado.

Es el Jesús que anunció a los pobres la venida del reino, sintió compasión por ellos hasta revolvérsele las entrañas, los sanó, los defendió de sus opresores y se enfrentó con éstos.

Es el Jesús que, por ello, fue ejecutado.

Y es el Jesús a quien el Padre no dejó morir para siempre. El verdugo no triunfó sobre la víctima.

Esto suele estar ausente estos días, pero está presente en los relatos navideños de los evangelios. En el Magnificat, María preanuncia a Jesús y reza a Dios como él: "Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada". El anciano Simeón proclama con gozo que ya puede morir en paz, pues "sus ojos han visto al salvador que iluminará a todos los pueblos", y añade que será "señal de contradicción" a fin de que "queden al descubierto las intenciones de muchos corazones". Unas buenas gentes llegan de lejos para ponerse a su servicio, mientras Herodes "manda matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca de dos años para abajo". Este es un relato increíble en tiempos de navidad, y muy poco tomado en serio. Es una leyenda piadosa entonces, y ahora es realidad cruel en el centenar de niños asesinados en El Mozote, y en los niños que mueren en el Congo escarbando coltán para las multinacionales del norte.

Ese Jesús no ofrece soluciones, ni resuelve ningún problema. Pero ha introducido un impulso que ha llegado hasta nosotros para promover siempre justicia, consuelo y shalom. Lo fundamental de esta noche es que Jesús nos hace una pregunta : “Ustedes, ¿quieren vivir así, quieren ser así?”.

Nosotras y nosotros. Dios en nuestras manos. Cuando Dios quiere no ser sólo Dios surge Jesús de Nazaret. Surgimos nosotros, hombres y mujeres, pipiles y mayas, judíos y árabes, españoles y latino y norteamericanos. Poco entendemos de los relatos de navidad si no nos hacen pensar qué somos en verdad. Sabemos de lo bueno y de lo malo de que somos capaces. Conocemos nuestras posibilidades y nuestras limitaciones. Pero se nos puede escapar lo más hondo, y navidad lo vuelve a poner en su sitio: en un ser humano se ha hecho presente Dios, el misterio de Dios.

"En Jesús ha aparecido la benignidad de Dios", dice la carta a Tito. Leonardo Boff, hablando de Jesús de Nazaret, escribió: "así de humano sólo puede ser Dios". Y Monseñor Romero, pocos días antes de su entrega, cuando ya no sabía qué decir para mover a la solidaridad con el pueblo sufriente, dijo simplemente: “que no se olvide que somos hombres”. Habló de la sublimidad, la "divinidad" digamos hoy, de lo humano. Allí donde hay un gran amor, allí está Dios. Allí donde nace un gran amor, allí empieza Dios a caminar en la historia con nosotros. Estos días, el 2 de diciembre, nos lo han vuelto a recordar cinco mujeres de Estados Unidos, religiosas y mártires, que hace treinta años entregaron su vida por este pueblo. Nos lo recuerda el Padre Dean Brackley en un cuaderno que ha titulado “Cinco testigas solidarias: Dorothy, Jean, Carla, Ita y Maura”. Cada quien sabrá qué piensa -o no piensa- del misterio del ser humano, de ser hombre y ser mujer sobre esta tierra. Navidad nos invita a pensarnos desde el misterio de Dios. Y esta audacia está posibilitada por una audacia mayor: Dios tiene que ser pensado desde lo humano, porque, antes, decidió "empequeñecerse" y mostrarse en un ser humano como nosotros, Jesús de Nazaret. La transcendencia se hizo transdescendencia para poder llegar a ser condescendencia. Y digamos también que Dios no hace milagros. Ha tenido el humor de dejar su futuro en nuestras manos. Ese sí es milagro.

Terminamos como empezamos con la fe de don Pedro Casaldáliga: “Todo puede ser mentira, menos la verdad de que Dios es Amor y de que toda la Humanidad es una sola familia”

Hermanas y hermanos de El Carmen. Éste es el mensaje de navidad. Estemos alegres.

 

domingo, 20 de enero de 2013

Un gesto poco religioso

“Había una boda en Galilea”. Así comienza este relato en el que se nos dice algo inesperado y sorprendente. La primera intervención pública de Jesús, el Enviado de Dios, no tiene nada de religioso. No acontece en un lugar sagrado. Jesús inaugura su actividad profética “salvando” una fiesta de bodas que podía haber terminado muy mal (Jn 2, 1-11).
 
En aquellas aldeas pobres de Galilea, la fiesta de las bodas era la más apreciada por todos. Durante varios días, familiares y amigos acompañaban a los novios comiendo y bebiendo con ellos, bailando danzas festivas y cantando canciones de amor.
 
El evangelio de Juan nos dice que fue en medio de una de estas bodas donde Jesús hizo su “primer signo”, el signo que nos ofrece la clave para entender toda su actuación y el sentido profundo de su misión salvadora.
 
El evangelista Juan no habla de “milagros”. A los gestos sorprendentes que realiza Jesús los llama siempre “signos”. No quiere que sus lectores se queden en lo que puede haber de prodigioso en su actuación. Nos invita a que descubramos su significado más profundo. Para ello nos ofrece algunas pistas de carácter simbólico. Veamos solo una.
 
La madre de Jesús, atenta a los detalles de la fiesta, se da cuenta de que “no les queda vino” y se lo indica a su hijo. Tal vez los novios, de condición humilde, se han visto desbordados por los invitados. María está preocupada. La fiesta está en peligro. ¿Cómo puede terminar una boda sin vino? Ella confía en Jesús.
 
Entre los campesinos de Galilea el vino era un símbolo muy conocido de la alegría y del amor. Lo sabían todos. Si en la vida falta la alegría y falta el amor, ¿en qué puede terminar la convivencia? María no se equivoca. Jesús interviene para salvar la fiesta proporcionando vino abundante y de excelente calidad.
 
Este gesto de Jesús nos ayuda a captar la orientación de su vida entera y el contenido fundamental de su proyecto del reino de Dios. Mientras los dirigentes religiosos y los maestros de la ley se preocupan de la religión, Jesús se dedica a hacer más humana y llevadera la vida de la gente.
 
Los evangelios presentan a Jesús concentrado, no en la religión sino en la vida. No es solo para personas religiosas y piadosas. Es también para quienes se han quedado decepcionados por la religión, pero sienten necesidad de vivir de manera más digna y dichosa. ¿Por qué? Porque Jesús contagia fe en un Dios en el que se puede confiar y con el que se puede vivir con alegría, y porque atrae hacia una vida más generosa, movida por un amor solidario.
 
José Antonio Pagola