MONS. GONZALO LOPEZ M.

MONS. GONZALO LOPEZ M.

jueves, 18 de enero de 2018

Francisco: "Hablen, no se dejen callar, ayúdennos a que la Iglesia no sea la Santa Abuela Iglesia"


Jesús Bastante

Siempre sucede. Este Papa es un enamorado de la juventud. Le encanta el contacto con los jóvenes, provocarles, invitarles a 'hacer lío'. Eso mismo hizo ante una riada de chicas y chicos, que acompañaron a Francisco hasta el templo de Maipú, el lugar "donde se fundó la historia de Chile", a quienes anunció la celebración de un encuentro mundial de jóvenes, una semana antes del Sínodo de la juventud.

"El Sínodo lo hacemos los obispos, pero ya saben... le tengo miedo a los filtros", se confesó Francisco. "A veces las opiniones de los jóvenes, para llegar a Roma, tienen que hacer muchas conexiones, pasar por muchos filtros. En ese encuentro van a ser ustedes los protagonistas". Jóvenes católicos y no católicos, cristianos y de otras religiones, "y jóvenes que no saben si creen o no creen".

Porque, añadió, "es importante que ustedes hablen, que no se dejen callar (...). Y lo van a poder hacer. Ayúdennos a que la Iglesia tenga un rostro joven, que no sea la Santa Abuela Iglesia", pidió Bergoglio. "Un rostro real, lleno de vida, sin maquillajes. Necesitamos que nos interpelen. Después, prepárense para las respuestas, pero la Iglesia necesita que ustedes saquen el carnet de mayores de edad, y tengan el coraje de decirnos 'esto me gusta, eso no va, esto no es un puente sino una muralla'. Que nos digan lo que sienten y lo que piensan".


"La Iglesia necesita que nos muevan el piso, que nos ayuden a estar más cerca de Jesús", rogó Francisco, que pidió a los jóvenes compartir "los sueños de libertad, de alegría, de un futuro mejor. Esas ganas de ser protagonistas del cambio".

"Yo sé que el corazón de los jóvenes chilenos sueña. Y sueña a lo grande, no sólo cuando están un poco 'curaditos', no, siempre sueñan a lo grande", proclamó, recalcando la necesidad de "seguir la aventura de la fe", que "invita a transitar por paisajes increíbles. A ustedes les gustan las aventuras y los desafíos".

Haciendo referencia a la patria, el Papa resaltó que "mirar hacia el horizonte se tiene que hacer con los pies en la tierra. Y si ustedes no aman a su patria, no les creo que lleguen a amar a Jesús y lleguen a amar a Dios". En ese momento, se le voló el discurso, aunque Francisco no tenía la más mínima intención de seguirlo al pie de la letra. "Si no son patriotas, no patrioteros, no van a hacer nada en la vida. Quieran a su Chile, den lo mejor de ustedes por su Chile".

"Ustedes son inquietos, buscadores, idealistas. El problema lo tenemos los grandes, que cuando escuchamos estos ideales e inquietudes, con cara de sabihondos decimos : 'Piensa así porque es joven, ya va a madurar'. O peor, 'ya se va a corromper'. Detrás de eso se esconde la corrupción".


"Madurar es hacer crecer los sueños y las ilusiones, no bajar la guardia y dejarse comprar por dos chirolas (...). Madurar no es aceptar la injusticia ni creer que nada podemos hacer, que todo siempre fue así. ¿Para qué vamos a cambiar si siempre se hizo así? Eso es corrupción", gritó.

"La verdadera madurez es llevar adelante los sueños e ilusiones, juntos, confrontándose, discutiendo, pero siempre mirando hacia adelante. No vendan esas ilusiones, ¿está claro?", preguntó al aire, que le devolvió un inmenso 'Sí'.

Recordando una conversación con un joven sobre la falta de conexión a internet, el Papa trazó un paralelismo con la fe en Jesús. "Con la fe nos pasa lo mismo (...) Después de un tiempo, hay momentos en que empieza a bajar nuestro ancho de banda, despacito... y aquel entusiasmo, el querer estar conectados con Jesús, se empieza a perder, y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería. Y entonces nos gana el mal humor, nos volvemos descreídos, tristes, sin fuerza, y todo lo empezamos a ver mal".

"Sin conexión, sin la conexión con Jesús, terminamos ahogando nuestras ideas, nuestros sueños, nuestra fe", advirtió el Papa. "Y entonces quedamos desconectados de la realidad y de lo que está pasando en el mundo. Y sentimos que quedamos fuera del mundo, en 'mi mundito', donde estamos tranquilos, en mi sofá", porque "no tienen nada que aportar".

Que no sea así, pidió Bergoglio. "Nunca pienses que no tienes nada que aportar, o que no le haces falta a nadie. Le haces falta a mucha gente, pensadlo en vuestro corazón. Yo le hago falta a mucha gente". "El 'No le hago falta a nadie' es el consejo del diablo, para que nada cambie".


"El mundo te necesita, la patria te necesita, la sociedad te necesita. No pierdas la conexión", insistó el Papa, quien echó mano de san Alberto Hurtado para ofrecer a los jóvenes "la contraseña", llegando a pedir que la anotaran en el teléfono. "Es un símbolo, cojan el celular, yo se la dicto. Es muy sencillo: ¿Qué haría Cristo en mi lugar?'. En la escuela, en la universida, en la calle, en la casa, entre amigos, en el trabajo, frente al que le hacen buyllling... Cuando salen a bailar, están haciendo deportes... ¿qué haría Cristo en mi lugar? Esa es la batería para encender la fe y la chispa en los ojos... Eso es ser protagonistas de la historia".

"Y la única manera de no olvidarse de la contraseña es... usarla (...). Carguen la contraseña en el corazón", continuó el Papa, "y el día menos pensado el corazón de cada uno de ustedes latirá como el corazón de Jesús". Porque "no basta con escuchar alguna enseñanza religiosa o aprender una doctrina, lo que queremos es vivir como Jesús vivió".

"Queridos amigos: sean valientes, salgan al tiro al encuentro con sus amigos, y vayan con la única promesa que tenemos. En medio del desierto, del camino de la aventura, existirá un cargador, no estaremos solos", culminó, volviendo a preguntar dos, tres cuatro veces... "¿Cuál es la contraseña?".


martes, 16 de enero de 2018

Jesús Bastante: El viento, Bachelet y decenas de miles de chilenos reciben al Papa en Santiago


Jesús Bastante

Francisco ya está en Chile. Con casi una hora de adelanto sobre el horario previsto, el vuelo papal aterrizó en el aeropuerto internacional de Santiago, tras un viaje "cansador no, aburrido". Al pie de la escalerilla le esperaba la presidenta saliente, Michelle Bachelet. Esta parece ser la primera de las polémicas de un viaje que no parece nada fácil, pues el presidente electo, Sebastián Piñera, no parece tener lugar en el programa de las autoridades chilenas.

Una larguísima alfombra roja marcaba el camino del sexto viaje de Bergoglio a Latinoamérica. Una brigada de carabineros escoltó los primeros pasos del Papa en Chile, pasando revista. Bergoglio bajó de la escalerilla con problemas, llevado por una fuerte ventolera que arrastraba sus faldones y por momentos le impedía la visión.

"¡Gracias por las flores, bien hallados!", dijo el Papa a los cuatro niños que corrieron a abrazarse a las rodillas de Francisco tras su breve y un tanto frío saludo con Bachellet. No hubo discursos oficiales en esta ocasión, probablemente porque después de 15 horas de vuelo, y un acusado jet lag, lo más adecuado era un sencillo protocolo.


El Papa se mostró mucho más efusivo con una representación de los alcaldes del país, que le aclamaron y se saltaron el protocolo para estrecharle la mano. Bergoglio también salió de la alfombra roja para saludar a los voluntarios, que han dejado muchas horas de esfuerzo y cariño para contribuir al éxito de esta visita.

Francisco y Bachellet escucharon cómo una niña entonaba el himno de Chile. "Francisco, lo queremos", repetían una y otra vez quienes daban la bienvenida al Papa. Falta le va a hacer este cariño. "Nos vemos mañana", le dijo la presidenta al Papa cuando éste se subió al auto, un Hyundai azul. Francisco quiso ir de copiloto, colocándose el cinturón y con la ventana abierta.


Justo después de despedirse del aeropuerto, Francisco llegó a la parroquia de San Luis Beltrán, acompañado por el cardenal Ezzati, donde tuvo un instante de oración ante la tumba de monseñor Enrique Alvear Urrutia, el 'obispo de los pobres', y después llegar hasta la Alameda con Brasil, donde se subió al Papamóvil para dirigirse a la Nunciatura Apostólica. Un lugar que hace apenas dos días fue 'ocupado' por una plataforma anti-desahucios en protesta por el coste de la visita.


En el camino, Bergoglio se dio su primer baño de masas. Pese a las dificultades, son decenas de miles los chilenos que esperan a este Papa de la paz. "Mi paz les doy", reza el mensaje papal. Una paz que hoy, más que nunca, necesita Chile.

Al llegar a Nunciatura, la apoteosis: Francisco volvió a saltarse el protocolo para abrazar, besar, bendecir niños, recoger regalos y cartas, intercambiarse solideos y sonreir a los miles de personas que se agolpaban en la que será su casa en los próximos días. No querían que se fuera: él tampoco parecía querer acostarse.

lunes, 15 de enero de 2018

Padre Pedro Pierre: Sueños y desafíos para 2018


Padre Pedro Pierre

¡Cuántos sueños proclamados en este comienzo de año! Porque muchas ilusiones se están perdiendo con el pasar de los meses. Soñemos, sí, pero organizadamente, para que algunos de estos sueños se transformen en realidad.

Sueños de las mujeres organizadas… porque las que pasan mucho tiempo delante de la TV terminan pensando como ella, es decir que no piensan. “Ni una menos”: tal es la meta, porque si nos cruzamos de brazos y solo lamentamos, nos hacemos cómplices del próximo femicidio.

Sueños de los jóvenes organizados… ¿Será que están organizados las y los que pasan mucho tiempo en la tableta o el celular?... Dicen que el futuro está en las redes sociales… ¿Nos empoderamos de las redes sociales o nos dejamos manipular por ellas? Una frase en alguna pared de América Latina decía: “Mi esperanza es que los jóvenes vuelvan a las calles a hacer historia”.

Sueños de los cristianos organizados… porque los cristianos sin comunidades no son cristianos. ¿Quién más que el papa Francisco no apremia por la solidaridad organizada, a fin de que sea efectiva y no mera caridad que humilla y hunde un poco más.

Sueños de los sectores populares organizados… aunque muchísimo se hace para que sigan desorganizados. Las dos terceras partes de los que van a los malls y centros comerciales compran lo que le publicita la TV. El poder popular lastimosamente no entra en las encuestas porque muchos estamos bien dormidos.

¿Estaremos mejores en 2018? En gran parte, el año será lo que lo hacemos cada una y cada uno, pero organizadamente, desde la familia, el barrio, el trabajo. Ser humano es ser organizado. En el Apocalipsis se nos asegura, con la imagen de una mujer y de un dragón, la victoria de la humanidad sobre todos los imperios de la muerte. Esa es nuestra lucha y nuestra dignidad: Dios luchando con nosotras y nosotros, porque los que no luchan, ya están derrotados. Feliz año 2018, de sueños colectivos y de lucha organizada contra todas las bestias que nos atropellan la vida.

sábado, 13 de enero de 2018

Fray Marcos Rodríguez: SOLO SERÁ CRISTIANO EL QUE SIGUE A JESÚS EL CRISTO


Fray Marcos Rodríguez
Jn 1, 35-42

En este 2º domingo del tiempo ordinario nos sigue hablando del comienzo. Juan acaba de presentar a Jesús como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo e Hijo de Dios. En lo que hemos leído, sigue poniendo en boca de los distintos personajes otros títulos de Jesús: Rabí, Mesías. En los que siguen y no vamos a leer, se refiriere a aquel de quien han hablado la Ley y los Profetas, para terminar diciendo Natanael: Tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Por fin, el mismo Jesús habla del Hijo de Hombre. Jn hace un despliegue de títulos cristológicos al principio de su evangelio, para dejar clara la idea que tiene de Jesús. Naturalmente es una reflexión de una comunidad de finales del s. I. El próximo domingo leeremos la llamada de los primeros discípulos en Mc y no tiene nada que ver.

Este es el cordero de Dios. El cordero pascual no tenía valor sacrificial ni expiatorio. Era símbolo de la liberación de la esclavitud, al recordar la liberación de Egipto. El que quita el pecado del mundo no es el que carga con nuestros crímenes, sino el que viene a eliminar la injusticia. No viene a impedir que se cometa, sino a evitar que el que la sufra, sea anulado como persona. En el evangelio de Jn, el único pecado es la opresión. No solo condena al que oprime, sino que denuncia también la postura del que se deja oprimir. Esto no lo hemos tenido claro los cristianos, que incluso hemos predicado el conformismo y la sumisión. Nadie te puede oprimir si no te dejas.

La frase del Bautista no es suficiente para justificar la decisión de los dos discípulos. Para entenderlo tenemos que pensar en un conocimiento más profundo de lo que Jesús es. Antes había dicho que Jesús venía hacia Juan. Ahora nos dice que Jesús pasaba. Nos esta indicando que le adelanta, que pasa por delante de él. “El que viene detrás de mí...”

Siguieron a Jesús, indica mucho más que ir detrás de él, como hace un perro siguiendo a su dueño. “Seguirle” es un término técnico en el evangelio de Jn. Significa el seguimiento de un discípulo, que va tras las huellas de su maestro, es decir, que quiere vivir como él vive. “Quiero que también ellos estén conmigo donde estoy yo” (17,24). Es la manera de vivir de Jesús lo que les interesa. Es eso lo que él les invita a descubrir.

¿Qué buscáis? La verdadera relación no puede comenzar hasta que Jesús se da la vuelta y les interpela. La pregunta tiene mucha miga. Jn quiere dejar claro que hay maneras de seguir a Jesús que no son las adecuadas. La pregunta: ¿Dónde vives?, aclara la situación; porque no significa el lugar o la casa donde habita Jesús, sino la actitud vital de éste. ¿En qué marco vital te desenvuelves? Porque nosotros queremos entrar en ese ámbito. Jesús está en la zona de la vida, en la esfera de lo divino.

No le preguntan por su doctrina sino por su vida. No responde con un discurso, sino con una invitación a la experiencia. A esa pregunta no se puede responder con una dirección de correos. Hay que experimentar lo que Jesús es. ¿Dónde moras? Es la pregunta fundamental. ¿Qué puede significar Jesús para mí? Nunca será suficiente la respuesta que otro haya dado. Jesús es algo único e irrepetible para mí, porque le tengo que ver desde una perspectiva única e irrepetible, la mía. La respuesta dependerá de lo que yo busque en Jesús.

Venid y lo veréis. Así podemos entender la frase siguiente: “Vieron donde (como) vivía y aquel mismo día se quedaron a vivir con él” (como él). No tiene mucho sentido la traducción oficial, (y se quedaron con él aquel día), porque el día estaba terminando, (cuatro de la tarde). Los dos primeros discípulos todavía no tienen nombre; representan a todos los que intentan pasar al ámbito de lo divino, a la esfera donde está Jesús.

Serían las cuatro de la tarde, no es una referencia cronológica, no tendría la menor importancia. Se trata de la hora en que terminaba un día y comenzaba otro. Es la hora en que se mataba el cordero pascual y la hora de la muerte de Jesús. Nos está diciendo que algo está a punto de terminar y algo muy importante está a punto de comenzar. Se pone en marcha la nueva comunidad, el nuevo pueblo de Dios que permite la realización cabal de hombre. Son modelo del itinerario que debe seguir todo discípulo de Jesús.

Lo que vieron es tan importante, que les obliga a comunicarlo a los demás. Andrés llama a su hermano Simón para que descubra lo mismo. Hablándole del Mesías (Ungido) hace referencia a la bajada y permanencia del Espíritu sobre Jesús en el bautismo. Unos versículos después, Felipe encuentra a Natanael y le dice: hemos encontrado a Jesús. Estas anotaciones nos están diciendo como se fue formando la nueva comunidad.

Fijando la vista en él. Lo mismo que Juan había fijado la vista en Jesús. Indica una visión penetrante de la persona. Manifiesta mucho más que una simple visión. Se trata de un conocimiento profundo e interior. Pedro no dice nada. No ve clara esa opción que han tomado los otros dos, pero muy pronto va a hacer honor al apodo que le pone Jesús: Cefas, piedra, testarudo; que se convertirá en fortaleza, una vez que se convenza.

En la Biblia se describen distintas vocaciones llamativas de personajes famosos. Eso nos puede llevar a pensar que, si Dios no actúa de esa manera, no hay vocación. En los relatos bíblicos se nos intenta enseñar, no como actúa Dios sino como respondieron ellos a la llamada de Dios. El joven Samuel no tiene idea de cómo se manifiesta Dios, ni siquiera sabe que es Él quien le llama, pero cuando lo descubre se abre totalmente a su discurso. Los dos discípulos buscan en Jesús la manifestación de Dios y la encuentran.

Dios no llama nunca desde fuera. La vocación de Dios no es nada distinto de mi propio ser; desde el instante mismo en que empiezo a existir, soy llamado por Dios para ser lo que mi verdadero ser exige. En lo hondo de mi ser, tengo que buscar los planos para la construcción de mi existencia. Dios no nos llama en primer lugar a desempeñar una tarea determinada, sino a una plenitud de ser. No somos más por hacer esto o aquello sino por cómo lo hacemos.

El haber restringido la “vocación” a la vida religiosa es un reduccionismo inaceptable. Cuando definimos ese camino como “camino de perfección” estamos distorsionando el evangelio. La perfección es un mito que ha engañado a muchos y desilusionado a todos. Esa perfección, gracias a Dios, no ha existido nunca y nunca existirá. Mientras seamos humanos, seremos imperfectos, a Dios gracias. Los “consagrados” constituyen un tanto por ciento mínimo de la Iglesia, pero son el noventa y nueve por ciento de los declarados “santos”. Algo no funciona.

El único baremo para calibrar lo humano es el grado de humanidad. Hemos colocado en los altares a personas que fueron completamente inhumanas. Eso sí, llegaron al séptimo cielo y fueron capaces de hacer milagros. La verdadera humanidad solo se potencia por las relaciones humanas. El marco privilegiado de las relaciones humanas es la familia. Si seguimos pensando que unos padres que tienen que preocuparse de la familia están en peores condiciones que un clérigo para desplegar su humanidad, algo fundamental está fallando.


Meditación

El primer paso en la vida espiritual será saber lo que busco.
Aunque no puedes saber lo que vas a encontrar,
tienes que tener bien clara la dirección en la que debes ir.
Debes conocer cómo se desplegó en Jesús lo humano y lo divino;
cómo se identificó plenamente con Dios y con el hombre.

viernes, 12 de enero de 2018

Francisco: "Es feo ver pastores con doble vida. Es una herida en la Iglesia"



J. Bastante
Vatican News


 "Es feo ver pastores con doble vida: es una herida en la Iglesia". El Papa Francisco reclamó "conmoción, cercanía y coherencia" a los pastores dr la Iglesia, durante su homilía matutina en la Casa Santa Marta.

Una autoridad que viene del mismo Jesús, y que no se basa en el poder, sino en la cercanía. "Jesús tenía autoridad porque se acercaba a la gente", subrayó Bergoglio. No sólo porque decía la verdad, sino porque, a diferencia de los escribas, esta "llegaba al corazón".

"La enseñanza de Jesús provoca el asombro, un movimiento en el corazón", porque lo que "da autoridad" es, precisamente, la cercanía. Y Jesús "tenía autoridad porque se acercaba a la gente", comprendía sus problemas, sus dolores y sus pecados.

"Porque era cercano, comprendía. Acogía, curaba y enseñaba, con la cercanía. Lo que da autoridad a un pastor, o lo que despierta la autoridad que es dada por el Padre, es la cercanía: cercanía a Dios en la oración", incidió Francisco, quien advirtió que "un pastor que no reza, un pastor que no busca a Dios - ha perdido en parte la cercanía a la gente".

"El pastor separado de la gente no llega a la gente con el mensaje. Cercanía, esta doble cercanía. Ésta es la unción del pastor que se conmueve ante el don de Dios en la oración, y se puede conmover ante los pecados, ante los problemas, ante las enfermedades de la gente: conmueve al pastor", recalcó.


Los escribas - prosiguió diciendo el Santo Padre - habían perdido la "capacidad" de conmoverse precisamente porque "no estaban cerca de la gente ni de Dios". Y cuando se pierde esa cercanía - evidenció Francisco - "el pastor termina en una vida incoherente".

"Jesús es claro en esto: ‘Hagan lo que dicen' -dicen la verdad- ‘pero no lo que hacen". La doble vida. Es feo ver pastores con doble vida: es una herida en la Iglesia. Los pastores enfermos, que han perdido la autoridad y van adelante en esta doble vida. Hay tantos modos de llevar adelante la doble vida: pero es doble... Y Jesús es muy severo con ellos. No sólo dice a la gente que los escuchen, sino que no hagan lo que hacen ellos. ¿Y a ellos qué les dice? ‘Ustedes son sepulcros blanqueados': hermosos en la doctrina, vistos desde afuera. Pero por dentro, podredumbre. Así termina el pastor que no tiene cercanía a Dios en la oración y con la gente en la compasión".

El Papa Francisco también se refirió a la Primera Lectura y volvió a proponer las figuras de Ana - que reza al Señor para tener un hijo varón - y la del sacerdote, el "viejo Elí", que "era débil, que había perdido la cercanía a Dios y a la gente": había pensado que Ana era una borracha, mientras ella, en cambio, estaba orando en su corazón, moviendo sólo los labios. Fue ella, en efecto, la que le explicó a Elí que estaba "apesadumbrada" y que hablaba "el exceso de su propio dolor y de su propia angustia".

Y mientras ella hablaba, Elí fue "capaz de acercarse a ese corazón", hasta llegar a decirle que se fuera en paz: "Que el Dios de Israel te conceda lo que has pedido".

El Santo Padre explicó al respecto que Elí se dio cuenta "de haberse equivocado" haciendo salir de su corazón "la bendición y la profecía", porque después Ana se convirtió en la madre de Samuel.

"Yo diré a los pastores que han vivido su vida separados de Dios y del pueblo, de la gente: ‘No pierdan la esperanza. Siempre hay otra posibilidad. Para esto ha sido suficiente mirar, acercarse a una mujer, escucharla y despertar la autoridad para bendecir y profetizar; esa profecía ha sido hecha y el hijo le llegó a la mujer'. La autoridad: la autoridad, don de Dios. Sólo viene de Él. Y Jesús la da a los suyos. Autoridad al hablar, que viene de la cercanía a Dios y a la gente. Siempre ambas juntas. Autoridad que es coherencia, no doble vida. Es autoridad, y si un pastor la pierde, que al menos no pierda la esperanza, come Elí: siempre hay tiempo para acercarse y despertar la autoridad y la profecía".


jueves, 11 de enero de 2018

Padre Pedro Pierre: Testamento 2017


Padre Pedro Pierre

A mi amigo Francisco que vino de este lado de nuestro mundo, le regalo mi burrito sabanero para que siga defendiendo a los pobres y atropellados.

A mis queridos jóvenes les regalo mi rebeldía para que construyan un Ecuador más equitativo.

A las mujeres discriminadas les regalo mi voluntad inquebrantable para que se hagan respetar en su dignidad soberana.

Al presidente Lenín Moreno le doy mi brújula para que confirme el socialismo del Bien Vivir de la Constitución de Montecristi.

A Alianza PAIS de Rafael Correa le regalo mis lentes para que destierren los errores que los llevaron a la ruptura del movimiento.

A Glas le regalo mi tenacidad para que sea testigo del arrodillarse de la justicia ecuatoriano frente a la (in)justicia imperialista.

A Pachakutik le regalo mi espíritu izquierdista para que no se case con banqueros ni empresarios.

A Trump le regalo un boleto gratuito, solo de ida, directo al infierno.

A los palestinos les regalo mi paciente impaciencia para derribar los muros y las casas que construye en su país el Estado fascista de Israel.

A los cubanos les regalo la dignidad perenne de Fidel para que resistan las embestidas del imperio de la muerte.

A los hondureños les regalo mi resistencia tenaz para que hagan frente al fraude nacional y a la demasiada tibia solidaridad internacional.

A los brasileños les regalo mis escobas para que barran las mafias que los gobiernan.

A los argentinos les regalo mis felicitaciones para que destierren a todos los sinvergüenzas.

A los venezolanos les regalo mis últimas fuerzas para que sigan construyendo el poder popular.

A los obispos ecuatorianos les regalo un “vale” de 365 pasajes diarios para que se inserten como “Iglesia en salida” en los sectores pobres de la ciudad y del campo.

A mis hijos más inquietos les regalo agua de guayusa para que mi pueblo no se quede dormido.

Mi última voluntad es que sean solidarios desde las causas de los pobres. ¡Feliz año 2018 a todas y todos con mi abrazo esperanzador!

lunes, 8 de enero de 2018

Padre Pedro Pierre: ¿Muchos Sí y pocos No?


Padre Pedro Pierre

Llama la atención la aprobación generalizada a la consulta popular y los muy pocos comentarios… Pero miremos de más cerca. El Consejo Nacional Electoral comunica que la casi totalidad está por el Sí.

Por la ruptura del movimiento político Alianza PAIS, los asambleístas que no se pasaron con Lenín Moreno quedaron fuera de cancha: sin nombre, sin locales, sin finanzas. Más o menos una tercera parte del movimiento político que llevó Lenín Moreno no puede opinar oficialmente: ¡Qué casualidad! Les quedan las redes sociales que son otra cancha que tienen también su influencia, y tal vez más de lo que se piensa.

Ahora, varios personajes responsables de partidos o movimientos políticos, como también de organizaciones sociales y populares, han dicho: “Nosotros apoyamos la consulta, pero no el Sí, o no al Gobierno”… Muchas y muchos que son funcionarios no quieren perder su empleo: “Claro que estamos por el Sí, pero vamos a votar No”. ¿Y los que presentaron objeciones a la Corte Constitucional o del mismo Consejo de Participación Ciudadana sobre la legitimidad de ciertas preguntas o de la misma consulta? Estos también pueden ser más numerosos de lo que pensamos.

¿Por qué motivos dijo el banquero Lasso, hace más o menos un mes en Radio Onda Azul de Quito, que “la consulta se hace agua”? ¿Y el presidente de la Asamblea: “Si la consulta tuviera lugar ahora, sí ganamos”… dando a entender que no estaría tan seguro de lo que va a pasar el 4 de febrero? Puede ser también que la mucha propaganda televisiva por el Sí vaya creando cierto rechazo en la ciudadanía por la insistencia de los que quieren ganar a toda costa. Hay que preguntarse qué van a ganar y quiénes van a ganar, y también qué se va a perder y quiénes son las y los que van a perder. Las opciones son muy contradictorias y las opiniones muy divididas. Pero, si votamos mal, nos derrumbamos a nosotros mismos. Decía Jesús: “¡Cuidado con los falsos profetas! El árbol se reconoce por sus frutos”.

sábado, 6 de enero de 2018

Fray Marcos Rodríguez: JESÚS NACE DEL AGUA Y DEL ESPÍRITU


Fray Marcos Rodríguez
Mc 1, 6-11

Estamos en el primer domingo del “tiempo ordinario”, pero no se trata de un cambio radical en la liturgia. Celebramos hoy una de las tres manifestaciones de Jesús que estuvieron durante los primeros siglos integradas en la fiesta de la Epifanía. Las dos lecturas nos preparan para entender el evangelio. Para Mc, este es el comienzo. El relato es la clave para comprender todo su evangelio. No podemos dudar de la historicidad de hecho. Lo narran los tres sinópticos, y Jn más contundente, lo da por supuesto.

El bautismo de Jesús es el primer dato que se puede constatar históricamente por fuentes extra bíblicas. Es un relato que ningún cristiano se hubiera atrevido a inventar, porque compromete el altísimo concepto que tuvieron de su maestro. Si no hubieran creído en su importancia, seguramente se les hubiera olvidado. De ahí también la necesidad de dejar claras, en todos los relatos, las diferencias entre Jesús y Juan.

El mensaje teológico que se quiere trasmitir con el relato del bautismo de Jesús es de los más importantes de todo el NT. No fue un acto de humildad ni una comedia ante los demás, sino una actitud de búsqueda de su identidad. Resume toda su vida. Para aceptar este punto de vista, tenemos que admitir que fue verdadero hombre. Esto no es tan fácil, a pesar de que un concilio lo definió como dogma de fe. Un hombre al que le hicieron tantas “judiadas” y murió como murió, tiene que obligarnos a aceptar que fue hombre.

Los humanos no podemos aceptar racionalmente que una realidad sea a la vez, dos cosas contradictorias entre sí. Desde nuestra racionalidad, no podemos pensar en un ser que es a la vez hombre y Dios, porque tenemos una idea equivocada de lo que es Dios. Como no podemos pensar en una bola de billar que sea a la vez, blanca y negra. El listo de turno nos puede decir que podemos poner la mitad de pigmento blanco y la mitad negro; pero entonces resultaría una bola gris... Esto es lo que hemos hecho con Jesús.

A través de la historia del cristianismo, nos hemos visto “obligados” a pensar a Jesús como hombre, olvidándonos de lo divino o pensarlo como Dios, olvidándonos de lo humano. En una palabra, parece que no podemos hacer cristología sin caer en la herejía. Lo mismo que no podemos hacer teología sin hacernos un ídolo. Tenemos dos salidas: a) repetir las formulaciones, aceptándolas sin entender ni palabra. b) aparcar la razón y buscar la vivencia para superara la contradicción: Lo divino y lo humano ni se mezclan ni se excluyen. En Jesús está la plenitud de la humanidad y la plenitud de la divinidad.

Si aceptamos que Jesús es un ser humano, tendremos que admitir una trayectoria humana como la de cualquier hombre. No fue un extraterrestre, sino que tuvo que desarrollarse hasta alcanzar su plenitud. Desde esta perspectiva, podemos entender lo que sería para Jesús descubrir a Juan Bautista. Hacia cientos de años que no aparecían profetas en Israel; es natural que se sintiera atraído por esta figura y que intentara aprender de él. El hecho de que se bautizara, nos lleva mucho más allá de un encuentro fortuito. Jesús aceptó la predicación de Juan y se comprome­tió con ella.

Lo importante no es que narren lo que pasó, sino el cómo nos lo dicen para que descubramos el sentido espiritual del relato. La liturgia de hoy lo pone bien de manifiesto. Las tres lecturas nos hablan del Espíritu. El evangelio, para hablar del Espíritu, tiene que emplear una imagen sensible, como una paloma. No significa que vio una paloma que bajaba sobre él como normalmente se entiende y reflejan pinturas que representan la escena. Oseas 8,1, dice: Como un águila cae el mal sobre la casa de Israel... Quiere decir que el Espíritu cayó sobre Jesús como un ave se lanza “en picado” desde lo alto. En el principio de la Biblia se dice que el Espíritu de Dios se cernía sobre las aguas.

El Espíritu transforma interiormente a Jesús, y le capacita para llevar a cabo la difícil tarea que le esperaba. En el AT se ungía al rey para que el Espíritu lo capacitara para su misión. Nos están hablando del nuevo nacimiento “del agua y del Espíritu”. Lo que Jesús pide más tarde a Nicodemo lo vivió primero él mismo. “Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es Espíritu”. No se puede concebir a Jesús sin el Espíritu... Porque nacer de la carne es menos importante que nacer del Espíritu, lo que estamos celebrando hoy es más importante que lo que acabamos de celebrar en Navidad.

No debemos caer en la tentación de pensar en fenómenos aparatosos. La manera de narrar el hecho puede ser una trampa. Ni Espíritu visible, ni voz audible, ni cielo rasgado. Todos estos fenómenos no son más que imágenes para comunicarnos verdades teológicas que nos lleven a la comprensión de Jesús. El Espíritu actúa siempre de la misma manera, silenciosamente, desde dentro, sin ruidos, sin aspavientos, sin violentar la naturaleza porque actúa siempre de acuerdo con ella. "No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha humeante no la apagará". (Isaías).

Aunque no tenemos datos suficientes para poder adentrarnos en la psicología de Jesús, los evangelios no dejan ninguna duda sobre la relación de Jesús con Dios. Fue una relación que desbordó todo lo conocido. Se atreve a llamarle “Abba” (papá); cosa inusitada en su época. Hace su voluntad: Le escucha siempre. Todo el mensaje de Jesús se reduce a manifestar su experien­cia de Dios. El único objetivo de su misión fue que nosotros lleguemos a esa misma experiencia. Toda esa relación de Jesús con Dios era con un Dios que es Espíritu. En el diálogo con la Samaritana lo dejó claro. Dios es Espíritu…

Tú eres mi Hijo amado. La experiencia de ser amado, es la base del verdadero amor. La comunicación de Jesús con su "Abba" fue a través de su ser profundo. Solo a través de la contemplación, el Hombre Jesús descubrió quién era Dios para él. Lc, dice expresamente: “y mientras oraba...” El descubrimiento de esa presencia nace sencillamente de su concien­cia de hombre. Dios como creador está en la base de todo ser, constituyéndolo en ser. Yo soy yo, porque soy de Dios. Todo lo que tengo de positivo me lo está dando Él. Mi verdadero ser, es el mismo ser de Dios. Una cosa me diferencia de Dios; mis limitaciones.

El cielo rasgado, recuerda unas palabras de Is: “¡Ojalá rasgases el cielo y bajases!”. El cielo se había cerrado. Hacía siglos que no había aparecido un profeta; ahora se abre. La comunicación entre el cielo y la tierra queda abierta para siempre por medio de este ser humano que se siente identificado con Dios. Mc nos está trasmitiendo el descubrimiento de la vocación de Jesús y su conciencia de enviado del Padre.

Pedro nos ofrece el modelo: Pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo porque Dios estaba con él. Dios también está contigo, solo falta que tú respondas como respondió él. La más importante tarea de tu vida es desplegar tus posibilidades de ser. Si despliegas solamente tus posibilidades biológicas, habrás desarrollado solo una parte de ti. Eres también Espíritu y si quieres alcanzar tu plenitud, tienes que desplegar el Espíritu.



Meditación

El Espíritu (Dios) no tiene que venir de ninguna parte.
Ya estaba en él desde siempre,
Como está en cada uno de nosotros.
Descubrir esa presencia es nacer del Espíritu.
Lo que nació de la carne, seguirá siendo carne,
Pero una vez nacido del Espíritu, la carne significará muy poco.